Denuncias de violación sacuden el centro de Asunción

Luis Valdivia y Luis Fernando son dos personas que denunciaron haber sido violados por los dos indios de madera que están frente a un comercio sobre la calle Palma.  Uno de los indios fue atrapado en la esquina de San Martin y Mariscal Lopez con un condón usado, y uno de los testigos, que es del barrio Las Mercedes, llamado Gregorio Perez, dijo que sentía mucho lo ocurrido y que todos sus amigos se mueren.

El otro sigue prófugo y se dice que esta escondido en un comercio de sorpresitas sobre la calle Colon.

«Nosotros nos despertamos y nos dolía mucho el culo, y al tirar pedo, nos dimos cuenta que estaba astillado»,  dijo Cangrulio.  Cangrulio se ofreció a declarar por ellos, porque no podían hablar. Las víctimas piden al comercio Gs. 100.000.000 en indemnizaciones por culo astillado, fisurado y/o golpeado en los dos casos, o sea, ambos hombres fueron penetrados supuestamente por las dos criaturas de madera que hasta hace poco se consideraba que eran estatuas inmóviles, asexuales, sin pene y lógicamente sin vida, ya que no son seres humanos ni mucho menos animales, ni siquiera formas multicelulares que desconocemos.

Científicos de la UNA, la MIT y el Centro de Exorcismo MALEVO (afiliado a C.A.D.R.O.T.A.) se encuentran analizando al único indio de madera atrapado cerca de una tienda de waffles y vapers, donde supuestamente quería llegar, pero la criatura inanimada fue encontrada inmóvil y no prestó declaraciones. Se estima que llegó al lugar en Uvert.

Cangrulio es el único testigo de la violación, y no pudo hacer nada porque se asustó con lo que pasaba.

Mascanfroni, un vendedor clorindense que siempre anda por ahí con su bigote, comentó que encontró a Luis Valdivia y Luis Fernando acostados en la vereda, totalmente dormidos, con olor a caña y con el pantalón abajo, y cerca de ahí también estaba Cangrulio durmiendo en un banquillo tranquilamente con una sonrisa muy grande y con una protuberancia parada visiblemente dentro de su pantalón, y mientras dormía Cangrulio se movía de una forma muy rara, aparentemente soñando.

Cuando Mascanfroni lo despertó, Cangrulio alegadamente dijo «Ah que pena, era solo un sueño. Quienes son esos churros de ahí?» dijo refiriéndose a Luis Valdivia y Luis Fernando, que al ser inspeccionados por Mascanfroni y Cangrulio despertaron automáticamente, acusando un fuerte dolor en la parte posterior y sin poder pararse, y no se acordaban de nada de lo que pasó la noche anterior. Rápidamente, Cangrulio dijo «Yo sé qué pasó» y comentó la historia que es la versión oficial de la prensa.

Luis Valdivia  y Luis Fernando cancelaron todos sus viajes de pesca, porque sus familias ya comenzaron a dudar de ellos, también cancelaron su tarjeta de crédito porque también desapareció y se usó para comprar un champion Nike muy parecido al que está ahora usando Cangrulio.

Deja un comentario